La irreductible aldea gala

febrero 5, 2013 por
Archivado en la categoría: Análisis 

Debido a mi nueva etapa profesional, una de las cosas que no puedo seguir haciendo con la misma regularidad que antes es escribir en Plan de Vuelo.

Por otro lado, algo que sí hago más que antes, por la misma razón que la citada, es viajar a Toulouse, esa ciudad considerada el centro por excelencia de la aeronáutica europea. Sin embargo, más que visitar las instalaciones de Airbus en Blagnac, estoy descubriendo ese submundo de la industria auxiliar, que ya conozco (al menos un poco) en España. No hablo por supuesto de Assystem, Thales u otros grandes, sino de esas empresas de entre 20 y 100 empleados que luchan por hacerse un hueco en el sector, ni más ni menos igual que por aquí.
 
Visitando varias empresas por las afueras de Toulouse y conociendo a sus directivos, he encontrado varios denominadores comunes muy interesantes que me he decidido a compartir en el blog.
 
Por comenzar con un curioso detalle, muchos directivos no hablan inglés (y no me refiero sólo a los más veteranos). Tampoco existe, por lo general, un conocimiento sobre empresas de fuera como pueden ser Aernnova o incluso Spirit. Eso sí: el organigrama interno de Airbus se conoce perfectamente y se encuentra colgado en paneles de corcho de no pocos despachos.
 
La dependencia con Airbus es prácticamente total, cosa que también nos ocurre aquí. La diferencia fundamental se encuentra en que no hay una conciencia de que eso sea un problema: Airbus siempre estará ahí. En algún caso me he encontrado con declaraciones del tipo “estamos muy diversificados, trabajamos para Airbus, Astrium y Eurocopter”. No es que sea malo (ya quisieran muchos) pero la cuestión es que no hay un planteamiento de ir más allá. ¿Para qué esforzarse con Bombardier o Embraer?. ¿Boeing? ¿en Tierra Santa?
 
Y lo mismo ocurre con el anteriormente mencionado tema del inglés, o de las empresas de fuera: sencillamente no hay una conciencia de que sea necesario tener esos conocimientos para elaborar una estrategia corporativa. Hay que irse a empresas de más de 500 trabajadores para empezar a notar un sentimiento de industria o cadena de suministro con fuertes dependencias globales y una preocupación por la competitividad.
 
Y la verdad es que no es extraño verse inmerso en ese pensamiento, ya que en Toulouse todo huele a avión. En particular, todo huele a Airbus. ¿Se imaginan una escuela de francés sólo para trabajadores de la industria aeronáutica? Allí es una realidad. Cuando tienes tan cerca a la principal fuente de generación de negocio, quizá no sientes la necesidad de buscar en otra parte, o de ser más competitivo: hay café (más o menos) para todos.
 
En este blog he escrito bastante sobre la globalidad de esta industria y la necesidad de que seamos conscientes de que no puede entenderse el mercado si no es con fuertes dependencias internacionales. Por eso me quedo con la apreciación de un Toulousienne que me ha acompañado en este último viaje: “La industria auxiliar de Toulouse vive en la irreductible aldea gala de Astérix”.
 
 
Comentarios

1 Comentario en La irreductible aldea gala

  1. Enrique Garrido el Dom, 10 Feb 2013 12:18
  2. Muchas gracias, Pedro, por esta entrada tan estimulante.

    Para mi ha sido una gran sorpresa descubrir cuál es el “sentimiento” del sector en la aldea (sobre todo para esas empresas medianas).

    Creo que podríamos darle dos lecturas antagónicas. ¿Tan importante es, entonces, ganar dimensión, diversificar y globalizar para la industria auxiliar española (y andaluza)? Parece que nuestros “vecinos” de Tolouse no lo ven así, al menos, no es su gran preocupación. ¿No será la mejor estrategia para nuestras IIAA enfocarse en servir lo mejor posible a Airbus y dejarse de globalizaciones y diversificaciones?

    Si, pese a todo, seguimos creyendo que el mercado es global y que el ámbito de la competitividad también lo tiene que ser, la lectura es otra… ¿No es una gran oportunidad que los tolosarras (de Toulouse) estén bajo los efectos de la pócima de Panorámix? ¿Qué pasará cuando la localización junto a la tractora (su pócima) no tenga tanta relevancia? ¿Y si el muérdago se agota del bosque, o los romanos aprenden a elaborar la pócima?

    Yo siguo creyendo más en esta segunda lectura, aunque ellos digan: “Ils sont fous ces romains”.

Haz pública tu opinión...